Abrir sesión
logo

DEFENSA FRENTE A LAS CIBERAMENAZAS

barra-separadora
NIVEL BAJO:
Existe cierto nivel de amenaza para los usuarios y los sistemas. No obstante, los procedimientos de trabajo y vigilancia habituales, y acordes con las políticas y procedimientos planteados con anterioridad y evaluados de forma periódica, son eficaces.
NIVEL MEDIO:
Los riesgos y amenazas emergentes, aunque sin confirmar, hacen necesaria la mejora de las medidas de prevención y protección tomadas en el nivel anterior, revisando y actualizando los procedimientos de seguridad.
NIVEL ALTO:
Existe una amenaza que podría tener un impacto significativo en los sistemas. Además de las medidas de protección tomadas en los niveles anteriores, los responsables de seguridad deben incrementar la vigilancia, evaluar si las características del riesgo requiere del perfeccionamiento de algún procedimiento o de la implantación de alguna medida añadida e informar a los grupos de respuesta.
NIVEL MUY ALTO:
Una amenaza importante afecta a las instituciones por lo que se requiere una acción inmediata. La probabilidad de afectar y dañar a los sistemas de información es alta. Además de todas las medidas señaladas en los niveles anteriores, los responsables de seguridad deberán coordinar los esfuerzos necesarios con los Equipos de Respuesta, tomar precauciones adicionales en sus políticas de seguridad y prepararse para ejecutar planes de contingencia.
NIVEL CRÍTICO:
Un importante ataque se está produciendo y afecta de manera directa a instituciones españolas. Las Organizaciones deben establecer todas las medidas anteriores, además de aumentar o redirigir la respuesta a Equipos de Respuesta y movilizando, si es preciso, a recursos de emergencia con formación especializada. La monitorización y los planes de contingencia deben estar presentes en todas las actuaciones.
Volver

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies Si continuas navegando estás aceptándola Modificar configuración