Abrir sesión
logo

DEFENSA FRENTE A LAS CIBERAMENAZAS

Nivel de alerta
MUY ALTO
barra de nivel de alerta
barra-separadora
El Estudio General de Internet (EGI) vivió una de sus peores pesadillas la noche del 15 de enero al comprobar cómo los 25.205 usuarios que colaboran en sus encuestas se veían bombardeados por correos electrónicos de los miembros de una lista a la que jamás se habían suscrito.

El efecto de esta lista fantasma se multiplicaba de manera viral ya que si alguno de los afectados por el spam mandaba una respuesta, el mensaje era recibido automáticamente por todos los miembros de la lista, quienes no comprendía cómo la EGI estaba haciendo este uso indebido e ilegal de sus datos personales.

Este organismo, que se encarga de analizar la evolución de Internet, asegura que se trata de un terrible error y que en ningún caso intentaba suscribir a sus encuestados a un boletín informativo en contra de su voluntad. El EGI aún no es capaz de dar una explicación clara de lo ocurrido, pero asegura que se trata de un problema técnico surgido durante el proceso de migración de sus servidores, que está llevando a cabo la empresa Arsys, quien gestiona todas sus infraestructuras.

Los responsables del EGI van a reunirse con Arsys en el día de hoy para que les den una explicación que justifique este terrible incidente. "Han tirado por el suelo en un solo día, todo nuestro trabajo de años para ganarnos la confianza de los internautas"; explica Valentín Rico Bravo, responsable de EGI, quien señala que estas cuentas de correo son facilitadas voluntariamente por los internautas que participan en sus encuestas y que aceptan que se les avise para participar en el siguiente cuestionario. "Sólo mandamos un mensaje cada seis meses para que vuelvan a colaborar con nosotros", resalta Rico, quien asegura que esta dispuesto a demandar a Arsys.

El EGI se ha comprometido a mandar un mensaje a todos los afectados explicando lo sucedido y dando a conocer las medidas que se van a tomar para proteger los datos de sus encuestados, a los que tratará de compensar de algún modo por las molestias causadas.

En cualquier caso, EGI asegura sólo los miembros de la lista han tenido acceso a estas 25.205 cuentas de correo, e insiste en que todo ha sido un grave error.

El País (15-02-2007)

Volver

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies Si continuas navegando estás aceptándola Modificar configuración