Log in
logo

COUNTERING CYBER THREATS

barra-separadora
La Policía Nacional ha conseguido desarticular una organización internacional especializada en la falsificación de tarjetas de crédito, en estafas mediante phishing y en otros fraudes, tras la detención en la Comunidad de Madrid de quince personas relacionadas con el caso, que pagaban a «hackers» rusos, ucranianos y egipcios para que les pasaran datos bancarios confidenciales de clientes.

En septiembre pasado, la comisaría de Coslada-San Fernando se percató de un incremento de compras con tarjetas falsas en centros comerciales del Corredor del Henares. Fueron tirando del hilo, y los agentes del Grupo XX de la Udyco de Madrid (especializado en estos delitos) se puso manos a la obra. Una parte de la organización se dedicaba a comprar a los «hackers», que se encuentran con una orden de búsqueda internacional a sus espaldas. La venta de la información se pagaba de la siguiente manera: 20 dólares por un cliente; 15 dólares por cada uno si eran 50; 6 por 100..., precisó el comisario jefe de la Udyco de Madrid, José Luis Conde. Una vez obtenida la información, se organizaban y estudiaban las posibilidades de penetración que tenía por internet.

De los 15 detenidos, doce son rumanos y hay tres españoles. Estos últimos eran reclutados por un miembro del clan de «Cumatru» a razón de un pequeño porcentaje para recibir las tarjetas falsas con sus respectivos nombres, pero los datos de las bandas magnéticas correspondían a sus víctimas. Eran los españoles, pues, quienes se encargaban de realizar compras en los centros comerciales de bienes a los que luego la banda daba salida en el mercado negro.

Los perjudicados por las estafas bancarias eran clientes de entidades extranjeras y vivían fuera de nuestro país. Pero la banda también ingresaban dinero procedentes del llamado «phising» -estafas por internet-. Todo ello ha supuesto que la operación «Típex» haya sido compleja. Han colaborado los servicios secretos de Estados Unidos -que se han encargado de descifrar los crípticos códigos almacenados en una memoria extraíble-, la Oficina del Agregado de Interior de Rumanía y la Brigada de Investigación del Banco de España adscrita al Sepblac.

También se ha contado con la participación del Departamento de Policía de Nueva York, puesto que los detenidos vendían en Estados Unidos y en Canadá un camión en intenet por el que pedían entre 3.000 y 4.000 dólares, y facilitaban un domicilio de la ciudad de los rascacielos. Hacían transferencias falsas con el dinero a Italia y España.

Asimismo, realizaban compras telefónicamente, que recibían en un apartado de correos o en un domicilio alquilado con documentos falsos. Además, pedían créditos también de manera fraudulenta.
De los 15 detenidos, ocho tenían antecedentes. El Grupo XX de la Udyco madrileña realizó la semana pasada, cuando se produjeron las detenciones, un total de siete registros en Coslada (tres); Torrejón de Ardoz (uno); Madrid (dos), y Valdilecha (uno). Se les imputan los delitos de falsificación de moneda, estafa y asociación ilícita.
 
En los registros, los agentes se han incautado de 260 tarjetas falsificadas, una impresora de tarjetas, tres impresoras convencionales, tres grabadores de tarjetas, ocho portátiles, numerosa documentación con datos de transferencias y numeraciones de tarjetas, una pistola de fogueo, una pistola simulada, permisos falsos de conducir de Rumanía, una tarjeta de identidad rumana falsa, un pasaporte falso, 60 perfumes envasados con precinto, prendas de ropa aún etiquetadas, consolas de videojuegos y cámaras fotográficas.
 
Europa Press (10-02-2009)
ABC (11-02-2009)

Go back

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento y visualización del sitio web por parte del usuario, así como la recogida de estadísticas. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información. Modificar configuración