Obrir sessió
logo

DEFENSA DAVANT DE LES CIBERAMENACES

barra-separadora

Locky, uno de los ransomware que más ha dado que hablar en los últimos meses ha evolucionado y ha añadido un cifrado extremo a extremo para evitar que las comunicaciones sean analizadas, ofreciendo de esta forma un mayor control sobre el envío de la información y sobre todo del acceso a la misma.

Ahora será necesaria una clave privada RSA para conseguir acceso al interior de la red, además de la clave pública que ya se distribuia. Hasta este momento la amenaza siempre adjuntaba una clave pública única a cada usuario infectado, formando parte del proceso de cifrado de los archivos. A partir de ahora será necesaria la clave privada para extraer el contenido de las peticiones y respuestas realizadas entre el equipo del usuario y el servidor de control.

REDES ZONE (03-05-2016)

Más información

Tornar

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento y visualización del sitio web por parte del usuario, así como la recogida de estadísticas. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información. Modificar configuración